Primero lo primero

En la foto de más abajo debo tener unos cuatro años, fue tomada en el comedor de la casa de mi infancia y figuro terminándome (por alguna razón con dos cucharas) una cazuela. Seguramente era gigante, lo suficiente al menos para que alguien fotografiara la proeza (distinta gente de mi familia cuenta historias de cuando los asombré con mi apetito)

Los inicios

Los inicios

En mi familia todos disfrutan de la cocina, aunque todos de manera muy distinta. Mi mamá, por ejemplo, siempre se esforzó por que mis hermanos y yo probáramos cosas distintas (sobre todo si estaban en el club de la comida saludable) pero no cocina mucho. Mi papá, por otro lado, nos metió desde chicos a la cocina a hacer cosas junto a él. Aparte de lo mucho que le gusta cocinar, vio en ese aprendizaje, una adquisición de autonomía instrumental que deseaba para sus hijos.

Años después de aprender a hacer los huevos revueltos para el desayuno del domingo, fui aprendiendo no solo a cocinar; comencé y terminé una carrera; me cambié de ciudad para poder hacerlo, trabajé en pegas fomes, en pegas esclavizantes y en pegas entretenidas.

Irme de Punta Arenas ayudó a disparar mi gusto por cocinar, la verdad es que nunca he hecho cursos ni he pensado seguirlo como carrera, solo me gusta y he aprendido mirando, buscando y hablando con gente. Al mismo tiempo fui aprendiendo que la comida, bien usada, puede divertir, congregar y tener el poder de conectarnos con lugares recuerdos y personas que residen en  nuestro interior.

La verdad ahora es que ya no quiero solo aprender, quiero también compartir: compartir recetas, referencias e ideas.

Por ahora solo tengo tres condiciones transversales para las entradas futuras:

– Siempre (SIEMPRE) citaré las fuentes de las recetas/tutoriales consultados, una cuestión de principio

– Se incluirá un detalle de los costos de todos los materiales usados, a la fecha en que fueron comprados

– De lo anterior; serán publicados solo proyectos efectivamente hechos por éstas manitos.

Proximamente: Mantequilla casera.

Foto Motivacional: Negocio céntrico en la ciudad de Helsinki, Enero de 2013. Los dueños del local la tenían clara.

Paz, Amor y Helado

Paz, Amor y Helado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s